Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/10/15


https://i0.wp.com/static.diariojuridico.com/wp-content/uploads//2014/01/custodia-compartida.jpg

CARTA DE AUXILIO DE UNOS PADRES PARA SU HIJO ANDRÉS

La historia de Andres, niño de 18 meses y de sus padres, me ha conmocionado desde que la he conocido. Tanto por el sufrimiento que está padeciendo el niño desde que nació, como por el infringido a sus padres al retirarles su custodia paterna, que considero del todo improcedente.

Su delito fue administrar a su hijo con una enfermedad rara de origen y tratamiento desconocido,  terapias naturales y dieta correcta, que mejoraron de forma impresionante a Andrés. Pero el desacuerdo con los médicos propició este drama.

Acompaño carta de auxilio donde se relata todo el calvario vivido por estos padres.

Se ha iniciado también una recogida de firmas para apoyar a esta familia:

 

Carta de auxilio de estos padres:

LA HISTORIA DE ANDRÉS EL VALIENTE

Andrés vino al mundo el 16 de agosto del 2014, pesó 2.500 gr. en un parto por cesárea, me llamó la atención su color tan pálido y eso que en el test de Apgar tenía 9/10, y que no miraba, aunque los pediatras no le dieron importancia.
Desde el primer momento es muy comedor, toma pecho, siempre está agarrado, por eso mismo, al mes le añado un suplemento de fórmula, y en ese segundo mes gana casi 1.600 grs. algo anormal.
Desde el mes y medio nos pegábamos las noches en vela con lo que a priori y según el pediatra eran cólicos del lactante; comía mucho pero también tiraba mucho, en la última visita al pediatra nos pautó la leche AR (anti reflujo), fue dársela desde la primera toma y esa misma noche el “cólico” fue mucho peor que los anteriores , empezó a hacer movimientos extraños con los ojos, movimientos muy rápidos de arriba a abajo, eran nistagmos y también a cruzarlos todo el tiempo, otra vez más fuimos al pediatra y se nos dijo que era normal..
Al día siguiente de ir al pediatra, a la medio hora de tomar el biberón se puso a hacer movimientos extraños como si fueran espasmos con los brazos y a llorar desconsoladamente, fuimos a San Jorge muy asustados y nos ingresaron en observación, esa misma noche, tras comer, volvió a hacer ese mismo movimiento y nos pusieron Valium, a la hora aprox. de ponerle la medicación es cuando hizo su primera convulsión, como nunca antes.
Al día siguiente le hicieron unas pruebas, un EEG y nos dijeron que era epilepsia, y que ahora faltaba saber qué clase de epilepsia. Ese mismo día nos enviaron al hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde permanecimos durante 14 días, entramos con una convulsión y fue ponerle el Valium e ir a más cada día, hasta un día que tuvo 16 convulsiones de 25-30´min. Cada una. El corazón nunca le bajaba 220 pulsaciones por minuto!, una de las veces se le puso a 270!, sabíamos que era cuestión de días o como mucho semanas…porque eso era imposible de resistir, y menos un cuerpecillo de un bebé de 2 meses!!
Todos los que lo vivimos coincidimos que eso era un auténtico infierno, a esta situación dantesca se le unía un trato por parte del neropediatra totalmente insensible.
A todas las horas el marcador de las constantes vitales (pulsaciones y saturación) se disparaba, saltando la alarma, de día, de madrugada, entonces venían las enfermeras y le ponían oxígeno y le pinchaban medicamentos anticonvulsivos que cada vez le hacían menos efecto.
Se nos da el alta con 8 convulsiones de casi media hora al día y con un diagnóstico de síndrome de West Criptogénico ( de origen desconocido) y con un pronóstico muy malo y se nos dijo de una forma inhumana que casi seguro que nunca dejaría de convulsionar.

(más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: